Columnas CoWeb: Serie Invencible, o el lado oscuro de los Superhéroes

0
99

Por Alfredo Gutiérrez F.

Conviviendo en la época de oro audiovisual de los superhéroes, seguimos sometidos a una
incesante oferta de productos, que si bien nos llegan desde los cómics, ha tenido, primero
en el cine y ahora en la pantalla chica, un esplendor que no se remite al espectador, pues
el verdadero negocio está en el merchandising, sobre todo en los videojuegos y los
juguetes (o figuras coleccionables para los snob).

Así, ahogados en el duopolio DC (Batman, Superman) y Marvel (Avengers) de pronto
conocemos iniciativas como la serie animada de Amazon Prime Video “Invencible”, un
brutal coctel de violencia, suspenso y buen humor, que desde y sobre todo el final del
primer capítulo, prometen un giro de la trama que a algunos dejará con un “qué pasó acá”
en la boca.

El protagonista es Mark Grayson/Invencible (Steven Yeun de “The Walking Dead”), joven
inmerso en una realidad que normalizó la existencia de superhéroes y sus
correspondientes enemigos. Es hijo de Omni-Man, el paladín superior y alienígena de raza
Viltrumitas (con un llamativo bigote ochentero), voz de J.K Simmons (Spiderman,
Whiplash).

Grayson tarda en recibir sus poderes y desde luego admira y quiere emular a su padre y
cuando finalmente los obtiene, se promete seguir la senda de Omni-Man y se convierte en
un vigilante enmascarado.

Esta serie es una adaptación del cómics homónimo “Invincible” creado por Robert
Kirkman (“The Walking Dead”) en el 2002 y para quienes siguen la serie The Boys, que
también emite Amazon, digamos que son parientes cercanos y aunque es una animación,
no es recomendable para niños por los litros de sangre y Gore que se permite (en
oposición a las quizás, soporíferas series de Marvel).

El éxito de esta serie, ya tiene confirmadas una 2da y 3ra temporadas, además de una
película Live action.

En síntesis, esta primera temporada de 8 capítulos (40 minutos cada uno), compromete y
profundiza en los superhéroes, que con ritmo acelerado y una narrativa enfocada en la
sátira y la violencia, es una vuelta de tuerca en la puesta en escena de estas ficciones
fantásticas.