ESTA ES MI…

Por El Zordo (Sí, con Z).

En aquellos años de colegio era común el “tráfico de música”. No era como hoy en día que puedes tener acceso a toda la discografía del mundo, lo nuevo, lo viejo, estrenos, clásicos, etc. No, pues acá debías esperar que algún amigo se comprara algún casete o que alguien viniera de un viaje con discos de solistas y bandas que no conocíamos.

Fue así como algún día llegó a mis manos un caset pirata que en la parte superior tenía escrito con plumón el número “3” – Son de Conce- me dijo el prestamista – escúchalos, son Grosos.

Lo cierto es que esta fue la primera vez que escuché el primer disco de “Los 3” y debo decir que fue un hito transformador en mi vida y para toda una generación de jóvenes chilenos. Este era un disco súper honesto, grabado en el sello “Alerce”, hecho por tipos que se notaba escuchaban buena música y que sabían tocarla. No era la típica copia gringa de esos días de GlamRock o Pop bailable. Este disco rescataba algo de Rockabilly, Bolero, Blues, Folclor, Swing y Jazz, entre otras cosas y creaba algo nuevo que ya estaría por revelarse algunos años después, quizás el nacimiento del verdadero sonido del rock nacional de los 90’s. 

Era un disco fruto de 10 años de tocatas en vivo, de horas y horas de creación para probar, borrar, cambiar, arreglar y hasta desechar. Vivencias en Concepción y después en Santiago en donde tuvieron contacto con músicos como Jorge González y gente del mundo del teatro al ser parte de la banda musical de “La Negra Ester” junto a Roberto Parra el cual sin duda influenció sus creaciones venideras.

El álbum tuvo algunos videoclips quizás para el olvido, aunque de todas maneras podemos rescatar el de “Pájaros de Fuego” en donde se ve un Henríquez a torso desnudo como dentro de una cueva cantando hacia la cámara. De vez en cuando lo podíamos ver en algún programa musical de la TV, pero creo que, en realidad, a “Los 3”, siempre les ha interesado por sobre todo la música y después el empaquetado de ella, cosa que para muchas bandas de la época como “La Ley” podría llegar a ser un contra sentido.

De septiembre de 1991, este mes el disco cumple 30 años y tenemos que agradecer infinitamente su aporte a en la fusión de nuevos estilos, el reencontrarnos con nuestro sonido nacional y, sobre todo, el motivar a muchos músicos principiantes a querer hacer música solamente por el valor de esta en nuestras vidas. 

Devolví aquel caset y me hice una copia la cual repartí a todos mis amigos melómanos como un regalo, como joya preciada, como un descubrimiento mundial… quizás no estaba lejos de serlo.

También puedes ver