Inicio#INSPIRADORESKARATECA BASTIÁN ARCE: EL MEJOR DEL MUNDO EN LA CATEGORÍA JUNIOR

KARATECA BASTIÁN ARCE: EL MEJOR DEL MUNDO EN LA CATEGORÍA JUNIOR

Históricos reconocimientos han llegado de la mano de jóvenes deportistas chilenos, quienes dejan todo el corazón dentro de sus disciplinas.

Este es el caso de Bastían Arce, un deportista de 17 años nacido en San Francisco de Mostazal, quien lleva el karate en su sangre desde pequeño. Según una entrevista exclusiva para emol, Arce comentó que esta pasión llegó un día que se anotó dentro de un taller del colegio, y desde ahí su vida cambió.

 «Yo era muy tímido. Cuando me llevaban a la pizarra, me ponía a llorar. No tenía personalidad. El tener una actitud fuerte en karate me ayudó», dijo. 

Un niño tímido, de familia humilde y alegre, fueron las palabras utilizadas por su sensei para describir a Bastian dentro de la entrevista. “Hoy puede relacionarse socialmente con mayor facilidad. Cuando combate nadie lo conoce”, comentó su sensei, Juan Carlos Pardo. 

Bastián fue coronado como el número uno del ranking mundial en Karate  donde se posiciona como uno de los mejores del mundo en su categoría junior Kumite -55 kilos. 

Según la última actualización de la Federación Mundial de Karate, el joven oriundo de San Francisco de Mostazal suma 2.430 puntos en la clasificación. Con eso, supera al alemán Muhammed Oezdemir (2.332), al jordano Saeed Al Najjar (1.800) y al belga Yassin Ghazouani (1.575 puntos).

Además, el chileno marcó otro logro en su carrera de deportista nacional en la Liga Mundial Juvenil de Karate en Poreč, Croacia, donde obtuvo medalla de oro junto a su compañero Martín Correa.

Su nueva posición como el número uno, se suma a sus logros como bicampeón sudamericano, campeón panamericano y doble medalla de oro en la Youth League en las fechas efectuadas en Croacia y México. 

Pero no todo es color de rosa para el deportista, quien afirmó que a los de región les cuesta más que a los de capital. “Los costos para moverme en campeonatos eran altos y vengo de una familia humilde”, comentó. 

Su padre Patricio es soldador y su madre Giselle trabaja en CESFAM. Aún así, el número uno comenta que siempre lo apoyaron aunque no estuvieran bien económicamente. En base a esto, su sensei comentó que «para un viaje a México yo le pagué la estadía para que fuera. El papá se tuvo que endeudar en cuotas. Siempre ha sido así la mayoría de las veces. Todavía no cuenta con una beca Proddar». 

La inestabilidad económica provocó en Arce la idea de dejar el karate. En tanto, el deportista tenía que hacer malabares para cumplir tareas en el colegio, entrenar y cuidar cada cosa que comía para no subir de peso. 

Según lo comentado por el sensei, Bastían se frustraba constantemente, por lo que varias veces se cuestionó si seguir en el karate, le daban ganas de ser alguien “normal”. “Me arrepentía de haber sacrificado tantas cosas y no ganar algo que me diera a entender que todo había valido la pena”, dijo. 

Luego de una derrota en México en 2018 para una Liga Mundial, Bastían se dió por vencido y le costó levantarse, creyó que esa derrota era el mensaje que estaba esperando para renunciar. Pero su pasión fue más fuerte, su valentía lo levantó de la derrota y siguió practicando lo que ama: Karate. 

Tras esta larga trayectoria llena de triunfos, esperanzas, y derrotas, Arce comentó para Emol que está muy orgulloso de lo que ha realizado. “Ha sido un largo camino de muchísimo esfuerzo, de mi familia, en especial de mis padres, de mi sensei Juan Carlos Pardo y mi sempai Leslie Astete quien me formó hace unos años atrás”, señaló el número uno. 

Un primer lugar merecido para este talentoso deportista, quien con perseverancia y dedicación se ha logrado posicionar entre los mejores del mundo y que te puede inspirar en tu vida ¡Viva el karate! 

También puedes ver