[#EntrevistaCoWeb] «Beard is not Dead»

En Coweb.cl nos interesa conocer el ecosistema de emprendedores de la Región de Antofagasta. En esta oportunidad queremos presentarles a Nataniel Gómez (31), licenciado en biotecnología de la Universidad de Antofagasta, cuya propuesta de productos dermocosméticos para el tratamiento capilar masculino «Beard is not Dead», te atrapa con dos cualidades ineludibles: una potente imagen de marca y la efectividad de su tratamiento.

Hoy da un gran paso en el posicionamiento de su emprendimiento al lanzar su E-ecommerce, www.bndco.cl y abrió con éxito un punto físico de venta de sus productos en Av. José Miguel Carrera 1649, Espacio Plaza Brasil. También puedes seguir sus productos en instagram @beardisnotdead

¿Cómo defines el producto que entregas?

BND (Beard is Not Dead), se define como una propuesta rupturista con una imagen bastante fuerte que busca llamar la atención inicialmente por su imagen y luego por la funcionalidad de sus productos.

Beard is not Dead es un producto dermocosmético que cumple un triple impacto en un solo formato: potencia el crecimiento capilar, el fortalecimiento capilar y cuidado de la piel. Además de ser una marca que está enfocada principalmente en el público masculino.

 ¿Cuál es el valor agregado de la línea BND?

buscamos potenciar la colaboración entre otros emprendedores para así ofrecer una variada gama de productos, donde el cliente/usuario no solo adquiere un producto per se, sino que adquiere artículos que cuentan una historia, que hay «algo más allá» que solo lo  comercializable. Beard is not Dead resalta lo «hand made» y el «emprendimiento local», haciendo que el usuario/cliente vuelva por ese valor agregado que muchas veces, cuando una marca se industrializa, se pierde.

 ¿Cómo te defines como persona?

Me defino como una persona muy apasionada por lo que hago, muy trabajador y de gran capacidad de resiliencia.

¿Cómo surgió la idea de tu emprendimiento?

A los 19 años ya comenzaba a moverme en un mundo de «grandes» lo que significó que, por mi rango etario, mi estatura media, se me dificultaba que me tomaran en cuenta.

A medida que me formaba en la universidad, una persona me aconsejó dejarme crecer la barba, ya que al verme algo «más mayor» podrían cambiar la manera en que me tratasen. Pero surgió un problema, la barba no me crecía de la forma que quería y ya tenía algunos conocimientos en el área de las ciencias.

Entonces decidí crear mis propias formulaciones, solo para uso personal. Después de eso, a mis conocidos les empezó a atraer los productos, hasta que de a poco creé la marca, abrí el giro, solicité los permisos pertinentes y comencé a comercializarlos.

¿Cuáles fueron los principales obstáculos que encontraste?

Los obstáculos los sigo encontrando, principalmente porque todo está centralizado. Si decides crear un producto dermocosmético (muy distinto a los clásicos jabones artesanales donde su producción es de bajo riesgo) todo está en la Región Metropolitana, los profesionales dedicados a la cosmética natural (que formulan, autorizan, etc.) en su gran mayoría se encuentran allá, los laboratorios productores (porque tampoco los puedes producir en «casa») se encuentran allá, las materias primas se encuentran allá.

Entonces si deseas crear un producto con un «sello» distinto, las posibilidades se hacen casi imposibles si recién estás comenzando o si eres de regiones. Más si te das cuenta del gran potencial, que quieres agregarle el componente científico, aumentar el valor agregado, buscando demostrar eficacia cosmética mediante ensayos clínicos (paciente-laboratorio dermocosmético) la incertidumbre es mayor.

 ¿Recibiste algún tipo de capital privado o del estado para desarrollar tu idea?

Hasta el momento no he recibido ningún tipo de inyección para desarrollar mi idea, solo autogestión. Sin embargo, estamos en búsqueda de capitales para seguir desarrollando nuevos productos y en un futuro desarrollar estudios clínicos.

Lo que no quiere decir que nunca haya postulado a un fondo estatal como Corfo, es más; he postulado varias veces sin resultados. Esto ha determinado hacer uso de mi ingenio para consolidar un modelo de negocios, propuesta de valor, clientes y canales de ventas.

¿Te ha afectado la contingencia nacional?

Si, me ha afectado. En este emprendimiento en particular, perdí puntos de venta en Valparaíso y Concepción, en Antofagasta bajaron sustancialmente mis ventas. Sin embargo, es algo que va mucho más allá de mi generación de ingresos, es una cuestión de dignidad de toda una sociedad. Como emprendedor tuve que buscar otras estrategias.

Hoy, estoy ad portas de abrir mi ecommerce www.bndco.cl y he integrado a otros emprendedores para hacer más atractiva la oferta de productos, asociándome con otra marca llamada Southplicity, la cual promueve la venta de accesorios de cuero.

 ¿Qué mensajes les darías a quienes desean emprender?

El emprendimiento, en lo personal, no es todo color de rosas. Inicialmente uno no es dueño de su tiempo, ni económicamente independiente. Cuando recién se comienza, se trabaja el doble, se sufre el doble, pero la satisfacción de hacer lo que a uno le gusta es tremendamente satisfactorio.

Por ningún motivo se debe trabajar solo, si forman equipo de trabajo ojalá sea multidisciplinario, no temer a contar tus ideas al resto, porque nadie desarrollará mejor tu idea que el propio gestor.

Existen distintas vías para financiar (públicos, privados, tú mismo), existen otras para fortalecer el gen emprendedor como espacios que potencian el emprendimiento como Espacio Atacama, de la Fundación Mi Norte. En conclusión, no existe la receta perfecta para emprender.

 

También puedes ver