Inicio#COLUMNASCOWEB¡NUNCA TUVISTE UNA IDEA DE NEGOCIO!

¡NUNCA TUVISTE UNA IDEA DE NEGOCIO!

Por Leo Meyer, Fundador de ademLatam.

¡No poh! No la tuviste ¿y sabes por qué? Bueno, aunque te cueste creerlo: las ideas NO existen. Esos chispazos chispeantes son el resultado de la observación, algunas veces conscientes (curiosidad) y otras inconscientes (mientras duermes), pero en ningún caso son mensajes enviados del más allá justo a tu #frondosacabellera/#brillantepelada.

Pongamos a prueba esto que te digo antes de creerlo: ¿Se te ocurrió algo que podría hacer que otro algo funcione mejor? Bueno, entonces de alguna forma tuviste que encontrar un problema y lo más probable es que viviste ese problema, y cuando eso pasa la mente evolutiva de todo ser humano se pone a trabajar y busca entre todo el conocimiento que tiene qué cosas podrían ser una solución a ese problema. ¡Voilá!

Alto. No todas esas ideas que arroja tu materia gris te llevan al mundo de los negocios o del emprendimiento, por social que sea, ya que hay que financiarla. Próxima pregunta: ¿estoy frente a una oportunidad de negocio? ¿Me voy a forrar o me va a ir como el forro? (olvida eso último, le baja el nivel a este blog)

Si no la escribes, apenas te contentas con subirla a redes sociales o tímidamente la comentas para el lado a la hora del almuerzo y nada más, te aseguro que será una de las cinco mil millones de ideas que a diario personas de todo el mundo tienen. Pero si te ves realizando ese cambio que exige tu gran idea ya pinta para oportunidad de negocio.

FLASHBACK: Recuerda que ser emprendedor no es lo mismo que ser empresario pues al primero le importa más el impacto que el retorno, por los que no necesariamente crea una empresa. Al segundo al revés, le importa todo, pero los números siempre están primero. Ambos hacen lo correcto, pero transitan por veredas distintas al inicio.

Regresemos. Ok, te convenciste y estás frente a una oportunidad de negocio. (no sabes cómo me gustaría convencerte de lo contrario, pero ya está, allá tú). Ahora revisemos 3 cositas antes de ir a sacar la plata del banco y comprar un dominio en la web:

· Asegúrate de saber mucho de aquello que observaste o, al menos, reconoce con humildad tu ignorancia y toma ahora ya un curso online, busca a los referentes e investiga las ruedas inventadas para que partas desde ese punto;

· Debes querer ser líder de la industria y no uno ni una más. Déjale la mediocridad a otros, tú anda por la excelencia y eso depende de tí. Ojo, que pocas cosas dependen solo de ti y una de esas cosas es el tamaño del desafío que quieres abarcar. No le pidas peras al olmo, pero trabaja para que ese árbol sea lo más frondoso que pueda ser;

· Ahora vamos al mercado, allá afuera de tu cabeza y del las planillas de cálculo: asegúrate que existan personas dispuestas a pagar por esta solución. Quizás el problemita es tuyo y a nadie le interesa la solución que propones ni la que propondrán miles de personas después de ti. En ese caso no tienes mercado y es el momento preciso para abandonar o replantear el problema.

Listo, hicimos lo inicial, lo básico de lo básico que se le puede pedir a alguien que quiere emprender. Ya descubriste que la idea que aterrizó en tu cabeza no es otra cosa que un proceso que requiere más que pasión, eso guárdalo para otro momento de la historia de emprender. Ahora frialdad absoluta.

Éxito. Te dejo este audio para que repases lo conversado mientras vas a caminar.

= Revisa esta columna AQUÍ y más contenidos en ademLatam =

También puedes ver