La historia de la iquiqueña Claudia Guerra está llena de sorpresas y entretelones que la identifican como una emprendedora que no se detiene ante nada.

Matrona de profesión y vocación, en 2013 comenzó su empresa Miwawa entregando un servicio integral para embarazadas durante el proceso del embarazo, parto y post parto, compuesto por distintas profesionales como, kinesiólogas, nutricionistas, psicólogas y matronas.

Pero esto no se quedó allí, porque al ver lo necesario de este servicio en las mujeres, decidió abrirse paso para que cualquier mujer en Chile y el mundo pudiera acceder a este acompañamiento. Así, en 2016 se atrevió a dar un gran giro, convirtiendo su servicio a un formato digital que actualmente es la primera clínica digital en Chile para embarazadas.

Conoce AQUÍ esta apasionante historia en detalle y compártelo con tus [email protected]: